2011/01/26

Tú también como las otras – Horacio Zúñiga

Fukuda_SakiFukuda Saki

Tú también como las otras.

Tú también, como las otras, por mi senda discurriste
y también, como las otras largamente me miraste,
y también, como las otras, en un sueño te esfumaste,
y también, como las otras, teme fuiste. ¡Te me fuiste!

De rodillas, en la misma posición en que me viste,
y besando hasta las huellas del camino que pisaste,
me quedé, con el recuerdo del amor que te llevaste,
infinitamente triste... ¡Infinitamente triste!

¡Oh, ilusión, como las otras, engañosa y pasajera!
Vaguedad de un idealismo, soplo azul de una quimera
polvo de oro en las angustias de mi lúgubre crespón.
¡Por piedad! Ven a ayudarme a llevar hasta la tumba
el cadáver destrozado de mi roto corazón...

Horacio Zúñiga.

-------

Actualización 2014.08.18:

Agradezco a Manu Ferrer Orduz y a Ernesto alonso piña por sus aportaciones y una disculpa por la tardía respuesta, ustedes saben… la vida y las obligaciones.

7 comentarios:

  1. oh bonitha me ayudo en mi tarea jiji

    ResponderEliminar
  2. es hermosa, maravillosa no hay palabra para explicarlo, me super sirvio para mi tarea.
    TE AMO HORACIO ZUÑIGA

    ResponderEliminar
  3. ODA A LA LENGUA CASTELLANA Horacio Zuñiga

    Lengua de maravillas, lengua de sortilegios
    de insólitos prodigios y de esplendores bellos
    suave como la luna, clara como la miel
    lengua que es pebetero de azules florilegios
    lengua que un estuche de límpidos arpegio,
    donde corusca el alma con cumbres de Joye.

    oh lengua de los pueblos hermanos de mi raza,
    oh lengua cuya flores ornaron la coraza
    del aguerrido y férreo y audaz conquistador!
    oh lengua en cuyos claros estuches de armonia
    bebieron nuestros indios la dulce Ave María
    con que se inunda el alma de besos y amor!

    oh lengua que desfleca sus vasos en la cuna
    y baja, con las níveas tristezas de la luna,
    hasta besar las carnes de rosa y de marfil!
    oh lengua de las novias, oh lengua castellana de los bordes,
    oh lengua que en los mares es un temblor de naidos
    y en el olor es como la espuma en el cantil!

    oh lengua! oh lengua máter! oh lengua de Castilla,
    que eres como la estrella que va volando y brilla,
    y al mismo tiempo es nota de ritmo sideral
    oh lengua! eternamente derrocha tus gorjeas y suelta a
    las montañas tus áureos aleteos
    y rompe los espacios con vuelos de cristal

    oh lengua castellana, sublimemente hermosa,
    mas clara y mas profunda que el agua melodiosa
    que ocurre entre las felpas del valle virginal!
    oh lengua que, con manos radiosamente bellas,
    plasmaron, en sus regios aduares, las estrellas
    con nieves de plumajes y gasas de copal!


    ResponderEliminar
  4. Es una pena que sepamos tan poco de Horacio zuñiga. Igualmente os puedo asegurar que sus publicaciones en cuanto a poemas se refiere no se consiguen en bibliotecas Españolas.
    Queria conseguir la oda a la Lengua castellana y tuve que pedir ayuda a la biblioteca Horacio Zuñiga de Mejico, alli tampoco la conocian, y ya que pude conseguirla, que no se si este completa la comparto con quien ame y disfrute de la poesia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta supeeer revuelta no es asi...

      Eliminar
  5. "Si nadie quiere oírme"

    Si nadie quiere oírme
    en el silencio sepultaré mi voz,
    en un silencio sin principio ni fin como
    el hondo silencio en el que piensa Dios.

    Si nadie quiere oírme
    callaré con mi vida y con mi alma
    mudo será mi cuerpo, mudo mi corazón, nada se oirá de mí, ni las pisadas de las plantas desnudas del dolor, del dolor que siempre va a mi lado, ni del ritmo fatigado de mi respiración, ni el escurrir del agua del suspiro, ni el lento deshilarse de la esperanza, ni el despetalamiento de la nevada flor de la caricia, ni el tímido aleteo de la ilusión, de la ilusión postrera de mi vida, la de poder dormirme en la paz del señor, así como duerme el huracán del odio en los blancos lirios del perdón.

    Si nadie quiere oírme, ¡qué me importa!
    ¡qué me importa que enterrada esté mi voz!
    si yo sé bien que el azul del cielo es el oído
    conque escucha Dios.
    HZ
    recuerdo este poema, del libro Torre Negra. espero que no me
    haya fallado mucho la memoria. un poema lúgubre del maestro Zuñiga. ernesto alonso piña

    ResponderEliminar

> Gracias por dejar tus comentarios, son de mucha ayuda, no los modero escribe lo que gustes, solo respeta a los demas comentaristas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...